Páginas

lunes, 17 de febrero de 2014

El oso blanco

Gracias a la publicidad, se hizo muy famosa la historia de Tolstoi y el oso blanco. Es difícil concentrarse, esforzarse en dejar de pensar en algo, ¿no? Pues no pienses en un oso blanco.

¿Te ha venido a la imaginación?

Vale, ahora, no pienses en un marciano.

Estos son dos ejemplos de “orden en forma negativa”, como se les denomina en PNL. Son “lenguaje hipnótico”. La teoría de la PNL —que basa este tema en los estudios de Milton Erickson — es que el inconsciente no procesa el “NO” de las negaciones.
Cierto es que el uso de la partícula “NO” o un equivalente —dejar de, nunca — difícilmente van a evitar que nos formemos un modelo mental de lo que llega a continuación. Las prohibiciones es lo que tienen. No es tan sencillo como que nos gustan las tentaciones, que lo hacen, sino que, de inmediato, construimos con la imaginación lo que hay más allá del no, y los mandamientos suelen comenzar con el “NO”.
Pensar en positivo es algo más que negar lo negativo. Es reconstruir el lenguaje, dar alternativas válidas a las negaciones que provoquen deseos positivos. Sería más fácil de llevar una dieta si nos dijeran - “¿Te apetece una manzanita?” - que si nos bombardean con un - “No vayas a comerte las estupendas galletas de chocolate que tenemos en la alacena”-, ¿verdad?
El ejercicio es complicado, pero intentar evitar ese “NO” que nada tiene que ver con lo asertivo, puede crear cambios en el entorno.
Por cierto...


¿Cómo ha ido lo del marciano?



¿Pero has visto alguno?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, los comentarios serán moderados. Se paciente y gracias pro tu contribución.