Páginas

domingo, 1 de junio de 2014

Felicidad: una persecución.

De la felicidad, se dicen muchas cosas, yo digo que la persigas. 
  1. Crea unos objetivos vitales adecuados: que sean objetivos ecológicos - buenos para ti y para los tuyos - , que sean SMART (ya sabes, que sean específicos, alcanzables, que se puedan medir, que puedas hacerlos en un tiempo dado...) dentro de un orden, y que correspondan a tus valores.
  2. Tener claros tus valores y hacer uso de ellos: los valores responden a la pregunta, ¿Cómo quiero ser? Deberían impregnar las acciones y pensamientos de tu vida. Por ejemplo: me levanto temprano porque quiero ser un buen padre y proveer para mis hijos (Repetir cuanto se necesite) Algunos valores que puedes tomar prestados son la originalidad, la creatividad, la singularidad, la seguridad, la dignidad, la solidaridad y la gratitud. 
  3. Pues eso, se agradecido, con tus mayores, con tus compañeros, con las personas que te dan lo que tienen de la mejor forma que saben.
  4. Desarrolla la RESILIENCIA. Sobreponerse al fracaso, desestimar la frustración. Para eso puedes usar tus valores y tu apertura mental. Recuerda, un héroe se cae, y se levanta con la espada entre los dientes. 
  5. Valorar las cosas en su medida. Disfrutar de lo bueno. Vivir como si SÍ hubiera un mañana, pero pensando que lo que existe es el hoy. Ser activo, no rumiar las cosas, tener iniciativa.Mantener los lazos afectivos afinados.
  6. Manten una apertura mental: prueba a hacer cosas nuevas, no dejes de tener ilusión por aprender. Recuerda que los conocimientos modulan la forma de experimentar. No seas demasiado rígido. Manten un "tono hedónico positivo"
  7. Confía en los demás, dales autonomía, ten la tuya. 
  8. Escucha más. 
  9. Cultiva el silencio.
  10. Ten momentos contigo mismo. Quiérete.
Hay más, claro, pero si comienzas por aquí... el primer paso de tus mil millas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, los comentarios serán moderados. Se paciente y gracias pro tu contribución.