Páginas

domingo, 20 de julio de 2014

Hoy he vuelto a encontrarme con los "qualia".

Se me antoja un término maravilloso: la cualidad especial de toda vivencia consciente.

Designa, dicen, el contenido vivencial subjetivo de la experiencia mental. La rojez del rojo, dice la omnipresente wikipedia como ejemplo.
Es un término que traslada de inmediato a la dualidad mente-cuerpo, o alma-carne. Es un término que hace pensar en percepción, en daimones, en identidades cibernéticas - los qualia tienen sentido si NO procesamos como un ordenador, si la lluvia no es sólo un número indefinido de gotas de agua que... si la lluvia nos hace sentir algo individual, privado, inexplicable -
Hablamos de la distancia entre las unidades de información y lo que sentimos, hacemos y creemos.

El término me lleva de inmediato a domingos lluviosos en los que la cama es un refugio caliente, donde se consume cacao y se lee un buen libro, o a un sábado soleado con el griterío de niños jugando en la calle.
Sí, hay mucha distancia entre esas gotas de lluvia y lo que acabamos "haciendo" con ellas.

¿Es lo subjetivo parte de la realidad? ¿Quién soy sin mi subjetividad? ¿Quién con ella? ¿Y si mañana me despierto y llueve? ¿Y si esta vez abro el paraguas y disfruto del paseo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, los comentarios serán moderados. Se paciente y gracias pro tu contribución.