Páginas

jueves, 15 de enero de 2015

CÓMO FACILITAR LA COMUNICACIÓN DE LA PAREJA.

Una de las cosas que hacemos los psicólogos cuando estamos en silencio en una sesión de pareja, es observar las conductas verbales de la pareja: qué es lo que se dice y qué es lo que se deja de decir. Hoy, os propongo una lista de conductas que facilitan la comunicación. No son mágicas, pero algunas lo parecen.
  1. Pedir en vez de quejarse o callarse. En vez de "estoy harto de...", un "por favor, ¿podrías...?" La queja no implica como enmendar, negociar, mejorar. La petición sí. Imagina la diferencia que existe entre un "tengo hambre" (y es una queja de baja intensidad) y un "me gustaría comer una hamburguesa". Por cierto, que este consejo vale también para el sexo.
  2. Hablar en forma positiva: me gusta como haces... ¿eres capaz de recordar la última vez que entregaste un elogio positivo a tu pareja?
  3. Escuchar sin interrumpir, y sin hacer el "camaleón". Cuando escuchamos, ni interrumpimos, ni nos ponemos a mirar el partido con el ojo que no nos ven (este consejo es un poco sexista, porque somos los hombres los que hemos desarrollado más la capacidad de mirar con divergencia) La escucha debe ser empática. Esto implica que no vale eso de cabrearse con el jefe del que nos hablan y amenazar con matar, y rasgarse la camisa. Eso se lo dejamos a los monos del zoo.
  4. Ser asertivo. No todo lo que vamos a decir va a ser agradable, o cómodo. No vale guardar rencor por culpa de una petición no expresada, o de una negociación no realizada, o porque nuestra pareja ha elegido algo que nosotros dábamos por hecho que no haría.
  5. Personalizar los comentarios. Hablar desde el yo: "yo creo..", "a mí me gusta...".
  6. Llegar al tú: ¿Te gustaría que...?
  7. Ser breve.
  8. Ser paciente, no insistente. Decir doscientas veces lo mismo en el mismo encuadre, no suele funcionar bien.
  9. No cuestionar las creencias del otro enfrentándolas.
  10. No generalizar: Siempre... y nunca... no son buenos comienzos para una frase.
  11. Sinceridad no es perseguir a alguien para decirle cada uno de sus defectos.
Hay más, claro, pero si empezamos por aquí, es muy posible que aumente nuestra cuenta corriente emocional, como la llaman algunos autores. Si quieres trabajar en tu caso personal, ponte en contacto conmigo para sesiones en vivo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, los comentarios serán moderados. Se paciente y gracias pro tu contribución.