Páginas

viernes, 23 de enero de 2015

QUÉ HACER CON EL MIEDO

Cuando hablamos de miedo, hablamos de una reacción primaria, una emoción básica, salvadora de vidas. El miedo tiene un valor, y cualquiera que lo niegue, se miente a sí mismo. No caigamos entonces entonces en el error de ignorarlo. Como escribe Hillman en su magnífico texto "Pan y la Pesadilla", "el valor psicológico del miedo tiende a ser objeto de prejuicio, si no de exclusión, en nuestras perspectivas. El enfoque moral [...] tiende a ser tan radical que la psicología se ha visto obligada a volverse hacia la fisiología y el estudio de los animales para encontrar un camino libre de moralismos.

Esto quiere decir que hay que hacer caso al miedo. Está ahí por algo, hay que abrazarlo y celebrarlo, comprender su objeto. El miedo TIENE objeto. La angustia, la ansiedad, no lo tienen, o lo tienen más difuso, menos visible. Vencer el miedo es el camino heroico. El camino heroico clásico no es el de la supervivencia. 

Nuestros miedos, no son todos nuestros, desde luego: hay miedos delegados (cuando somos pequeños y nuestra madre le tiene miedo a una tormenta, a nosotros nos dan pánico los rayos y los truenos), aprendidos, e incluso, y así nacen muchas fobias, desplazados. Estos últimos son miedos cuyo objeto no es el original, sino uno que se puso por en medio en algún momento en el que la herida estaba abierta. 

Hay miedos necesarios para sentirse vivo. Esos miedos que nos provocamos al acelerar, al saltar de un puente atados, al conocer a una persona nueva...

Hay miedos ancestrales, tanto, que no está muy claro como llegan a nosotros: los miedos a la oscuridad, a la cuevas, a los que son diferentes, a los animales enormes, a no ver el fondo del mar...

Propongo hoy comprender el miedo: 
¿Es este miedo mío o es de mi madre o de mi padre? 
¿Es un miedo que me fue útil y ya no lo necesito? 
¿Es un miedo divertido? 
¿A qué le tengo miedo sin saberlo?
¿A qué tuve miedo y ya no lo tengo?
¿Qué debo de hacer para no transmitirle miedo a mi hija o hijo?

Recuerda. Puedes sacarte algunos miedos de encima, o permitir que te acompañe en el camino para afrontarlos (como San Jorge y el dragón) Ponte en contacto conmigo si lo deseas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, los comentarios serán moderados. Se paciente y gracias pro tu contribución.