Páginas

sábado, 14 de marzo de 2015

Cómo picar a la voluntad.

Los investigadores todavía no tienen claro que es lo que hay entre la intención y el comportamiento - lo que vienen siendo la pereza, vagancia, las excusas... - pero se esfuerzan mucho por eliminarlo. Uno de los programas mejor probados, ha sido desarrollado por un investigador de la Universidad de Constanza, Peter Gollwitzer. Fusionando su programa con otras estrategias conocidas, nos queda esta lista elaborada para todos los que nos proponemos una vida sana. Como veréis, con pocos cambios puede adaptarse a otros hábitos:


  1. Hacer un plan de acción concreto, definiendo el cuándo, dónde y cómo. Es lo que llamamos un plan de implementación.
  2. Tenerlo a mano. Sí, parece un poco raro, pero tener la información disponible, donde pueda verse, es uno de los mejores sistemas de re-estructuración cognitiva que he encontrado. 
  3. Incluir los condicionales: "si [se da la condición x entonces y] Por ejemplo: "Si hace bueno, saco la bici...  Esta situación es detonante de la conducta. Los planes "B" se incluirían en la lista: "Si no hace bueno iré al polideportivo..."
  4. Evitar las condiciones y objetivos "todo o nada". No hace falta hacer "flexiones hasta el fallo" o  correr cuarenta kilómetros para entrenar la maratón para obtener beneficios y, desde luego, tener unas agujetas infernales que me impidan salir en una semana no ayuda a crear hábito.
  5. Analizar las situaciones de fracaso. ¿Por qué no he ido al gimnasio? ¿Qué ha fallado? ¿Cómo puedo evitar los desencadenantes o estar preparado? Ej: ropa impermeable, tener la mochila hecha para no perder tiempo, no sentarme en el sofá, cambiar de hora prevista. 
  6. Respirar mucho. 
  7. Volver al punto uno.


Aún así, uno de cada dos, recaeremos en la inactividad. ¿Seremos capaces de superar el resbalón? (*)



(*)Leí en algún sitio a un psicólogo que prefería usar "resbalón" a "recaída", porque cuando resbalas, temblequeas, te haces daño a veces, pero no tienes la sensación de haber tocado fondo. No recuerdo la fuente, aunque sospecho que fue un profesor que tuve. pero recomiendo ese cambio lingüístico. El lenguaje importa.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, los comentarios serán moderados. Se paciente y gracias pro tu contribución.